Los Sintrianos – Parte Primera

“Un guardia imperial con un rifle laser es un buen efectivo de combate. Un millar de ellos se convierte en una poderosa fuerza de combate. Un millon, es la más poderosa arma del Imperio.”

Comisario Galan Fresk

En la fundación del VII Regimiento de Sintria.

CAPITULO 1 – La Fundación.

Sintria era un planeta primordialmente minero. Toda su economia se basaba en las enormes minas de metales pesados, forjas y altos hornos donde se produccia ceramita, material utilizado para las armaduras de los magnificos marines espaciales y en los pozos de oleoproductos que las refinerias trataban para producir combustible para los vehiculos imperiales.

Era un planeta oscuro, cubierto siempre por unas extensas nubes negras como el azabache, producto de la contaminación industrial permanente del planeta.

Sus habitantes vivian junto a las propias minas en pequeñas ciudades-fortaleza con muros de plastiacero que rodeaban todo su perimetro.

Estos humanos eran de piel blancuzca, morenos, de corpulencia fuerte y presumian por ser muy devotos del Dios Emperador. Su sacrificio era tal por el Imperio, que su tasa de impuestos era muy superior a otros planetas mucho más importantes que Sintria. Daba más dinero y producción que planetas el doble o triple de importantes que él. Ese era el modo en el que los ciudadanos y dirigentes de Sintria pensaban que era la mejor manera para poder ayudar al Emperador en su conquista de los millones de planetas del Universo. Eso y la devocion que sentia por el Dios-Emperador.

Pese a esta devoción, Sintria, ubicado al sur del Sector Defrenas, era considerado por el imperio planeta de clase C, de muy baja importancia estrategica y economica. Nunca les importo a sus habitantes esta consideracion de planeta mejor porque creian que hacian todo lo que podian por el Imperio.

Esto estaba a punto de cambiar en unos pocos dias.

Hacia una semana que habian llegado diez grandes navios de transporte de la Flota Imperial a la orbita del planeta. Esas inmensas naves no se veain desde la superficie del planeta debido a la contaminacion pero la noticia corria por todas las galerias de las fabricas y los pabellones de los obreros. Solamente una nave tipo Maraunder habia descendido a la superficie del planeta y se habia dirigido al palacio del Embajador en Faranfar, capital de Sintria, en el Continente tres.

En su interior iban altos cargos del imperio. Venian a algo importante, se decia, pero todavia no se sabia nada. Corrian diversos rumores, a cual más disparatado, sobre que hacian aquellos grandes cargueros en aquel olvidado planeta. Sintria solo era visitado por las naves de transporte una vez al mes para cargar todo lo extraido de las minas y el crudo refinado.

¿Que querria el Imperio de Sintria? ¿Por que despues de una semana todavia no se sabia nada?

Los habitantes de Sintria esperaban una respuesta.

Deja un comentario