Adios 2017

En este final de año toca hacer balance y análisis del año que se acaba.

No ha sido un gran año. Quizás decir que ha sido un año normal sea más justo.

Por supuesto tiene sus puntos positivos como el gran viaje a Escocia que hemos disfrutado en familia en verano y sobretodo me quedo con lo bien que van los pequeños en su crecimiento y en su personalidad. Son buenos chavales, muchas veces parece que con ellos estamos haciendo un buen trabajo como padres y en estos momentos con su inocencia hay momentos inolvidables.

En tema económico todo corre de buena forma. Un buen salario sin problemas en un futuro inminente por el puesto y una economia familiar muy saneada que nos hace vivir sin problemas en ese sentido que es lo mejor que podemos pedir.

La salud también me respeta, nada grave pero ya noto esa cuesta abajo que comienza. Cansancio acumulado y recuperación más lenta, dolores de cabeza y espalda a menudo y esas cosas que hace que comiences a decir uff me hago mayor.

El punto oscuro es el trabajo. Año duro y malo en mi trabajo. Cambios de jefes, malas relaciones en general en el equipo, cargado en el trabajo a fondo casi todo el año y encima poco reconocimiento y críticas han hecho que en muchos periodos del año haya estado huraño, sin motivación y cansado del trabajo. Nada divertido y comodo trabajar así

Y el año que viene se plantea parecido por el momento. Espero poder enderezar el rumbo.

Así que para 2018 toca mejorar mucho en ciertos aspectos, hacer mis objetivos de año realidad y espero que el análisis de 2018 sea mucho más alegre y complaciente.

Deja un comentario