Y la visita de Brujas: Por tierras belgas

Y al tercer dia cogimos otro tren y nos hicimos una hora para llegar a Brujas.

Aqui nota muy negativa para los trenes belgas. Resulta que el billete es abierto, por lo que tiene la ventaja de que puedes volver a la hora que quieras y entre dos dias elegidos. Por contra, no van numerados y nuestro tren y creo que casi todos los que hacen al menos esta ruta turistica, van llenos a rebosar con gente de pie. Asi que nosotros tuvimos suerte y al cogerlo en la primera estacion de Bruselas cogimos sillon, pero otra gente le toco ir una hora de pie o sentados en el suelo. Asi que mal por la renfe belga por el malestar y la flata de seguridad.

Ademas tuvimos a alguien que le dio un ataque de epilepsia en nuestor vagon y un medico español tuvo que ayudarlo a que pasara el ataque… Cosas que pasan.

Bueno hablando ya de la ciudad. Muy bonita y diferente a lo que habiamos visto hasta ahora. Con una mezcla de tipo holandes e ingles, nos recordaba a un colegio de esos mega guays de Inglaterra o a la universidad de Oxford. Muy aconsejable todo su casco antiguo, con canales incluidos.

Alli decidimos comer en un español que nos encontramos. No lo habiamos hecho todavia desde que estabamos en Francia. Volver a recordar la tipica comida española de vez en cuando es toda una delicia. No comimos mal.

Y poco más del viaje. Un poco más por Bruselas y luego el regreso en tren haciendo escala en Paris para cambiar de tren. Un viajecillo hecho y otro pais que conocemos….

Deja un comentario