La historia del Boligrafo

Estan son de las cosas que a veces uno le pasan en esta vida tan maravillosa.

El año pasado más o menos por estas fechas, comenzaba la temporada de setas. Asi que empece a recorrer diferentes zonas de bosques del alrededor de Lons buscando esas preciadas setas como los Boletus Edulis o las trompetas de la muerte entre otras.

Conmigo llevaba un boligrafo rosa con el cual iba (o intentaba) apuntar las zonas donde encontraba las setas y de que tipo, para luego situarme y saber más o menos que zonas eran las mejores. Pero uno de esos dias perdi el boligrafo en la montaña. Segui iendo a ese sitio porque era maravillosamente bueno en setas y durante casi un mes más segui recogiendo setas en esa misma ruta.

Y este año, a finales de agosto, me acerque a este lugar para ver si habian ya algunas setas por el monte. Y no solo habia varios buenos boletus, sino que en un arbol, colgado de una ramilla me encontre el boligrafo.

Casualidad, ironia, no lo se, pero lo que si se es que al verlo una gran sonrisa aparecio en mi cara. Estas son las cosas extrañas de la vida. Un boligrafo que me estaba esperando.

Deja un comentario