Lluvia al atardecer

Hoy me encontraba tranquilamente en mi casa, estudiando frances, como hago todas las tardes para ir mejorando poco a poco, cuando ha empezado a llover debilmente. Me he acercado a la ventana de la cocina, y me he sentado en el radiador, junto a la ventana, que tiene vistas a un patio interior lleno de tejados, chimeneas, cañerias para el agua y un monton de los rincones que las casas antiguas suelen tener.

Y me he quedado alli unos veinte minutos viendo com ha ido evolucionando la tipica tormenta de verano, aqui en Francia.

Primero aunque chispeaba, el cielo seguia no demasiado oscuro, pero un fuerte viento ha traido velozmente unas nubes mucho más oscuras y cargadas. Un relampago y su consecuente trueno han dado la señal de comienzo y efectivamente, a partir de ese instante, ha empezado ha llover verdaderamente de manera torrencial. Una lluvia que apretaba o aflojaba en unos segundos pero nunca sin bajar mucho de intensidad. El viento que tenia algunas rafagas fuertes, era muy cambiante, por lo que hacia que la lluvia cayera para cualquier lado.

Yo desde la ventana podia observar como estas cortinas de agua parecian cobrar vida y hacer unos movimientos de lado a lodo y ha sido maravilloso poderme fijar en ello. No mucha gente se para a veces a ver cosas tan sencillas pero hermosas como estas.

Algunos truenos más, dos o tres, y de repente, aunque seguia lloviendo fuerte, comienza a verse como un rayo de sol. Y en unos segundos, todo ha acabado y el sol asoma entre las nubes que poco a poco se van abriendo y dejan paso a un calor raro lleno de humedad, tipico despues de estas tormentas de verano. Todo en uns 20 minutos.

Algunas veces vamos tan rapidos por la vida que cosas como estas, que estan tan cerca de nosotros, no somos capaces de verlas. Yo quiero darme cuenta de todas. O por lo menos intentarlo.

Deja un comentario